SANTÉ KEFIR, EQUILIBRANDO TU VIDA

Ojalá los probióticos fueran más famosos.

Consumir pre o probióticos por lo general es un tema que no nos cruza la mente, a menos que tengamos un padecimiento relacionado a nuestro estómago ó intestino. De vez en cuando tienes estreñimiento o diarrea, pero tomas algo para calmarlo y sigues con tu vida. No le damos mucha importancia porque no sabemos que dentro de nuestro intestino hay una cantidad impresionante de vida y que esa vida es causante de mucho de nuestro bienestar o malestar.

El tema de la microbiota (antes llamada flora intestinal), es increíblemente interesante, y cuando te enteras de todos los estudios científicos que hay donde la relacionan con muchos padecimientos, algunos más graves que otros, te das cuenta que ya no puedes evitar tener en consideración su existencia. Es tu deber cuidarla, pues su balance y buen funcionamiento repercuten directo en tu salud, no solo estomacal, sino de todo tu cuerpo completo, cerebro incluIdo.

Todas esas bacterias buenas, sirven para diferentes cosas, y existen un montón de ellas, más de 1,000 especies, así que hay que alimentarlas comiendo variado, balanceado y lo más natural posible, ya que los alimentos procesados, no son precisamente útiles ni para nosotros ni para la microbiota. Así que si deseamos mejorar algún aspecto de nuestra vida, por ejemplo, evitar la osteoporosis, consumir probióticos como el Kefir va a ayudar en eso y otros beneficios más. Por ello es importante que los probióticos contengan variedad de cepas y así logremos más amplio espectro de ayuda.

Otro factor a considerar es, en lo posible, evitar alimento chatarra (fritos, cocas, panecitos, comida rápida, etc.), ya que ni nos nutren ni ayudan y pueden causar molestias a nuestras bacterias buenas, recuerda que somos lo que comemos y eso que comemos se refleja en nuestra piel, cabello, uñas, salud interna y microbiota feliz, ya que eso que comes es lo que usa el cuerpo para regenerarse. Así que si de repente te ves al espejo y te ves con piel o cabello resecos, detente a pensar, ¿Cómo me estoy alimentando? Y haz el cambio.

Si te dijera que la microbiota tiene que ver con el autismo, con el parkinson, con algunas otras enfermedades degenerativas y que consumir probióticos puede ayudar a mejorar esas condiciones, ¿Los consumirías, no? Bueno, pues no esperes a tener que solucionar problemas y mejor opta por la prevención, incluyendo en tu alimentación probióticos sanos y frescos como Santé Kefir, o bien en otra presentación, pero hazlo ya y ve cómo poco a poco tu cuerpo mejora, te sientes diferente y te enfermas menos.

Todas las personas merecemos una buena salud, ojalá los probióticos fueran más famosos.